¿Es el alemán un idioma difícil?

Posted on 13 June, 2018

En realidad, el alemán puede resultar bastante complicado. Los diferentes casos, los distintos géneros de las palabras o simplemente las largas oraciones con varias construcciones subordinadas o las palabras compuestas, llamadas Komposita, resultan difíciles para muchos. Pero la buena noticia es que es posible conseguirlo. Lee a continuación algunos de los aspectos que a veces hacen que el alemán sea un idioma difícil de aprender.

Casos y géneros

El caso de una palabra decide principalmente con qué otras palabras de la oración puede estar relacionado un término. Además, también nos ayuda a identificar qué función realiza dicho término. El alemán cuenta con cuatro casos. ¡Menos que el latín! Por lo tanto, a las personas que hayan estudiado latín les resultará más fácil estudiar alemán. Los géneros de las palabras es algo complicado: der Mann (el hombre) es masculino, die Frau (la mujer) es femenino y das Kind (el niño) es neutro, esto es comprensible. Pero, ¿por qué die Sonne (el sol) es femenino y der Mond (la luna) es masculino? ¿Por qué se dice der Teller (el plato), pero die Tasse (la taza)? Aquí se requiere práctica.

A los alemanes les encantan las palabras compuestas (Komposita)

Casi todas las personas que estudian alemán encuentran dificultades en algún momento con una peculiaridad del alemán que en muchos otros idiomas no existe. El alemán une palabras para conseguir nuevas palabras más largas y con un significado diferente. Cuando nos encontramos con la palabra Donaudampfschifffahrtskapitänsmützenschild podríamos pensar que es un ejemplo exagerado. De hecho, ¡lo es! Sin embargo, palabras como das Verkehrsumgehungsschild (señal de tráfico de circunvalación), der Haustürschlüssel (llave de casa) o der Kleiderbügel (percha), son palabras que se usan en el día a día. Al principio, estas palabras son difíciles de entender, pero se consigue con el tiempo.

¿Cómo se utiliza el pasado?

El alemán cuenta con varias formas verbales para expresar el pasado: das Perfekt (el perfecto), das Imperfekt (el imperfecto) y das Plusquamperfekt (el pluscuamperfecto). Podemos diferenciar estas formas preguntándonos cuándo o en qué sucesión temporal tuvo lugar el acontecimiento del que queremos informar. Las formas deben construirse utilizando la persona adecuada y, para ello, hay muchas reglas y excepciones. Pero no tengas miedo, la mayoría lo consiguen.

La posición de los verbos en la frase

Desafortunadamente, el alemán tiene la costumbre de separar sus verbos cuando están compuestos por varias palabras. Por ejemplo: Ich habe gesagt (He dicho): Ich habe dir das doch vorher schon gesagt (Ya te lo he dicho antes); Sie hat geöffnet (Ha abierto): Sie hat mit dem Paket in der Hand, das sie gerade vom Boden aufgenommen hatte, als das Telefon klingelte, die Tür geöffnet (Ha abierto la puerta con el paquete, que acababa de coger del suelo, en la mano, mientras sonaba el teléfono). Por ello, a veces encontramos el verbo en diferentes posiciones en la oración. Esto dificulta la lectura y puede llevarte un tiempo. La conversación oral ayuda a superar las dificultades iniciales.

¿Diferentes idiomas en el idioma? Los dialectos y los matices lingüísticos regionales

Muchas de las personas que estudian alemán encuentran difícil que las letras y los sonidos en alemán suenen con frecuencia bastante distintos a como están acostumbrados en su lengua materna. Por si esto no fuera suficiente, todos aprenden el alemán estándar (Hochsprache), pero muchas personas ni siquiera lo utilizan. Hay en toda Alemania, y también en los demás países de habla alemana, distintas regiones que tienen dialectos propios que, a menudo, se diferencian bastante del alemán estándar (Hochsprache). Una pronunciación diferente, palabras especiales de una región o unos hábitos lingüísticos diferentes que te sorprenderán. Consejo: escucha a las personas de tu lugar de residencia, estudia el alemán estándar y así, en algún momento, descubrirás las particularidades del dialecto de tu alrededor.