¿Cuál es la mejor manera de estudiar alemán?

Posted on 13 June, 2018

Como podéis imaginar, no existe solo una manera para estudiar el alemán. Las profesoras y profesores, las escuelas y los estudiantes tienen diferentes ideas de éxito y distintos objetivos de aprendizaje. Quien procede de un país del oeste, es muy probable que esté familiarizado con clases de idiomas basadas en libros, que se centran, principalmente, en el aprendizaje de gramática y en la lectura de textos. Muchas de las personas que estudian alemán proceden de una cultura en la que copiar de la pizarra y aprender de memoria es habitual. No en todas las escuelas se estudia la reflexión crítica o la ampliación de conocimiento autónoma. Por eso, damos una gran importancia a que nuestras estrategias estén claras desde el inicio de los cursos y convencer a nuestros estudiantes de que, de esta manera, también pueden conseguirlo.

Estudiar significa crecer e integrarse

La comprensión cobra una vital importancia en el proceso de aprendizaje, ya que aprender una lengua no es simplemente conocer de memoria todas las reglas. Por el contrario, sumergirse en la lengua conlleva una progresiva integración en el entorno, la cultura y la historia alemana. Quien estudia alemán evoluciona y amplía sus horizontes. Nuevos pensamientos, nuevos encuentros, nuevas posibilidades, pero también entendimientos a veces difíciles completan el conocimiento previo con nuevas experiencias. Por lo tanto, aprender alemán también significa acompañar al estudiante en su crecimiento personal y fortalecerlo.

Aprender a través del oído y la vista

Empezar a estudiar alemán es como si escalásemos una cumbre. Al principio, no entendemos lo que se dice. Sin embargo, cuando al mismo tiempo vemos de lo que se está hablando; por ejemplo, a través de ilustraciones de objetos, entendemos mucho más. Cuando nos acostumbramos al sonido del alemán, podemos asignar significados o funciones a ciertas secuencias de sonido. ¡De este modo, te gustará realizar tus primeros intentos de habla! Importante: la mejor manera de aprender una lengua es probar a tener un contacto interpersonal con lo poco que se sabe y ampliar nuestro conocimiento a través de las respuestas. Después de esa primera fase introductoria, ya cuentas con un pequeño tesoro de palabras y frases cortas. Con esto se puede empezar a hablar de algunas cosas que no están directamente presentes. El vocabulario activo (es decir, las palabras que utilizamos) es todavía bastante pequeño. Sin embargo, hay muchas otras palabras que ya entendemos aunque no seamos capaz de utilizarlas (vocabulario pasivo). Muchas palabras ya han adquirido un sonido de confianza, aún cuando no las entendemos. Es importante tener en cuenta que es más fácil aprender un idioma que nos resulta familiar. Posteriormente, aprendemos a mover palabras familiares incomprensible del vocabulario pasivo al vocabulario activo.

Otros consejos para aprender alemán

A continuación, te damos algunos consejos para aprender alemán exitosamente:

  • Establece tu propio plan y ritmo de estudios.
  • Utiliza lo aprendido en situaciones de tu día a día. Si encuentras lagunas de conocimiento, intenta rellenar esos huecos de forma autónoma.
  • Estudia los sustantivos siempre con los artículos correspondientes y ten en cuenta el género.
  • A veces, las relaciones o las interrelaciones entre palabras son sencillas. Cuando las veas, intenta realizar un pequeño boceto o diagrama.
  • Intenta, cuanto antes, hacer uso de los medios de comunicación alemanes. Ver sencillas series televisivas es una buena idea para el comienzo.