La Selva Negra. Alemania: visita obligada

La Selva Negra o Schwarzwald es como se conoce a una espesa región boscosa situada en el suroeste de Alemania y perteneciente al estado de Baden-Würtemberg. Con forma alargada en dirección norte-sur, se encuentra limitada en sus vertices por las ciudades de Karlsruhe y Stuttgart en el norte y por el lago Konstanza y Basilea en el sur.

La Selva Negra de Alemania toma su nombre de los romanos, quienes la bautizaron así por la oscuridad de sus caminos y la densidad de sus bosques. Hoy os hablaremos de algunos de los lugares con más encanto de esta región, aunque sin duda nuestra mayor recomendación es aventurarse a perderse en ella y descubrir multitud de rincones maravillosos por nuestra propia cuenta.
Selva Negra Alemania: ¿Qué ciudades visitar?
• Freiburg
Situada a las puertas de la Selva Negra, esta ciudad de unos 200.000 habitantes, destaca por su ambiente tranquilo y jovial, su clima templado y soleado , su casco antiguo y su calidad de vida. Es considerada como la capital ecológica de Alemania. Imprescindible perderse por sus empedradas calles en el casco antiguo y disfrutar descubriendo la catedral, situada en la Münsterplatz, o contemplando los dos edificios del ayuntamiento en la Rathausplatz.
• Baden-Baden
Capital económica de la región, se trata de una pequeña ciudad elegante, ligada a la tradición burguesa desde el siglo XIX que aún hoy continúa como atractivo turístico para la sociedad de alto standing. Su principal reclamo es la presencia de multidud de balnearios, ya desde la época romana cuando el emperador romano Caracalla, que hoy da nombre a las termas más famosas de la ciudad, fecuentaba la zona. El máximo exponente entre los lugares más destacados para visitar es, sin duda, el Kurhaus, un edificio histórico que alberga el que por muchos es considerado como el casino más bonito del mundo.
• Freudenstadt
Situada en una meseta, en la zona noreste de la Selva Negra, esta pequeña ciudad histórica destaca por su aire fresco y limpio, en contacto directo con la naturaleza. Su caso antiguo es famoso por poseer el mercado más grande de Alemania.
Selva Negra Alemania: ¿Qué pueblos visitar?
En este caso, las recomendaciones pueden ser infinitas, ya que la Selva Negra es una zona rural y existen numerosos pueblos donde disfrutar de ese encanto del entorno, la arquitectura tradicional y los famosos relojes de cuco.
Algunos de los más recomendables pueden ser Triberg, Saint Peter, Gengenbach, Gutach o Altensteig, aunque sin duda os invitamos a que os aventuréis a descubrir más por vosotros mismos.
Selva Negra Alemania: ¿Qué lugares visitar?
• Lago Titisee, Mummel, Feldsee o Schluchsee
Si algo hay en la Selva Negra además de árboles es lagos, dos de los más bonitos son el Titisee y el Schluchsee, separados por apenas 15 km. Mientras que el lago Titisee es un lago mucho más turístico y concurrido, donde abundan las actividades para realizar, el lago Schluchsee se trata de un sitio mucho más tranquilo y relajado donde poder pasear o descansar, un lugar perfecto para desconectar. El lago Mummel es el que se encuentra a mayor altura; aunque se trata de un lago pequeño, su proximidad con la carretera alta de la Selva Negra lo convierten en el lago más visitado de la región. Y el Feldsee es un pequeño lago perteneciente al parque natural de la Selva Negra, famoso por su riqueza biológica, que hace que esté prohibido bañarse en él.
• Monte Feldberg
La montaña más alta de la Selva Negra con casi 1500 metros de altura, un lugar ideal para practicar esquí y para disfrutar de unas de las mejores vistas que se pueden obtener en toda Alemania. Hacia el oeste el valle del Rhin y los montes Vosges, hacia el norte el monte de Hornisgrinde, hacia el noroeste los montes Suabos y hacia el sur, como colofón, una espectacular vista de los Alpes.
Selva Negra Alemania: ¿Qué actividades puedo hacer?
Sus densos paisajes arbolados conforman el marco ideal para los amantes del senderismo y la naturaleza, la ruta más famosa es la conocida como Westweg o camino del oeste que une Basel y Pforzheim. Actividades como la escalada, la equitación o el ciclismo de alta montaña también son algo muy habitual y por supuesto las actividades acuáticas en sus innumerables lagos, tales como windsurf o kayaking.